Diputados dio media sanción a la despenalización del aborto

El proyecto fue aprobado con 129 votos a favor y 125 en contra, después de 22 horas de debate. Hubo una abstención.

Tras una histórica sesión, con giros inesperados, la cámara de Diputados le dio media sanción por 129 votos a favor y 125 en contra el proyecto de aborto legal, seguro y gratuito para los embarazos de hasta 14 semanas. Hubo, además, una abstención. Así, la propuesta avanzó en el Congreso y pasa el Senado, donde el peronismo, por ser mayoría, tendrá en sus manos la definición. Aunque inicialmente el tablero había marcado 131 votos favorables contra 123 en contra el resultado finalmente se modificó, ya que dos de los votos fueron mal registrados y se debió corregir la votación.

Durante más de 22 horas, los legisladores debatieron el proyecto. A las 9.51 de la mañana finalmente se logró el resultado final. La Cámara baja trató en una jornada histórica la propuesta después de siete intentos. La discusión de la iniciativa había arrancado a las 11.20 del miércoles y terminó antes de las 10 del jueves. Fue casi un día de debates frenéticos, seguidos de cerca por actrices a favor del aborto legal, como Dolores Fonzi, que pidió que el Presidente le diga a sus diputados que estaban por el “no” que cambien sus votos. El volantazo lo dieron tres diputados pampeanos que inclinaron la votación por el “sí” y un diputado del Pro que a último momento cambió su decisión. A media mañana, el panorama había rotado: de la sensación de que la medida no prosperaría se impuso un verde color esperanza.

A pesar de la fría madrugada, con temperaturas que no superaban los 5 grados, los manifestantes a favor y en contra del proyecto mantuvieron la vigilia en las afueras del Congreso. La “marea verde” superó en número a la “ola celeste”, el grupo que estaba en contra de la iniciativa. Con mates, fogón, mucho abrigo y cánticos, los manifestantes siguieron voto a voto durante el transcurso de la noche.

El giro sorpresivo

A poco de la votación se produjeron una serie de definiciones a favor de la propuesta, que inclinaron el resultado. El diputado nacional del PJ pampeano Sergio Ziliotto confirmó que junto a sus compañeros de bloque Melina Delú y Ariel Rauschenberger respaldarían la iniciativa. Al igual que el legislador de la UCR José Riccardo del interbloque Cambiemos, que en un giro le dio su apoyo al proyecto, contra la abstención que había planteado originalmente. Justamente la posición de los legisladores cuyas decisiones no se conocían resultaron claves a la hora de definir la suerte del proyecto, debido a la paridad que había en la Cámara baja por lo parejo del resultado.

Cómo sigue el proyecto en el Congreso

Tras la media sanción en Diputados la iniciativa pasa al Senado, al menos 27 legisladores ya se pronunciaron en contra de la propuesta y 17 expresaron su postura a favor, de un total de 72 integrantes de la Cámara alta.

Una vez que la presidencia de la Cámara de Diputados gire el texto la mesa de entradas de la Cámara dará traslado a las comisiones de Salud y de Legislación General, presididas por los senadores Mario Fiad (Cambiemos) y Rosa Iturrez de Capellini (Frente Cívico por Santiago).

Aunque no está determinado qué comisión sería cabecera también se le daría traslado a la comisión de Justicia y Asuntos Penales, que preside el peronista Pedro Guastavino. Se desconoce la posición de 28 senadores, que eligieron por el momento no dar a conocer su opinión.

Las claves del proyecto

La iniciativa garantiza el derecho de acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, inclusive, de gestación. Fuera de este plazo hay tres excepciones: si fue producto de una violación, si está en riesgo la vida de la madre o su salud y si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

Con respecto a las chicas menores de 16 años, la interrupción voluntaria del embarazo se debe realizar con su consentimiento informado y conforme a lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial. “En particular, debe respetarse el interés superior del/a niño/a o adolescente y su derecho a ser oído”, explica el proyecto.

Además determina que la mujer tiene derecho a acceder a la práctica en un plazo máximo de cinco días de corrido desde su requerimiento. Tanto antes como después de la interrupción de su embarazo, el centro médico debe contenerla a través de consejerías. De acuerdo con la iniciativa, “los directivos de los establecimientos de salud deben garantizar la práctica sin ninguna autorización judicial previa” y “no podrán imponer requisitos de ningún tipo que “dificulten el acceso a las prestaciones vinculadas con la interrupción”.

También se establece la objeción de conciencia para los médicos. Esto significa que el profesional solo puede negarse tras manifestar su objeción previamente, de manera individual y por escrito, y tras comunicárselo a la autoridad del establecimiento en donde trabaja. Cada centro debe llevar un registro de los médicos objetores. La ley prohíbe la objeción de conciencia institucional y/o de ideario.

Guillermo Montenegro: “El aborto legal ataca normas jurídicas”

“No voy a acompañar este dictamen de mayoría”, ratificó el diputado del PRO. “Si tanto hemos tenido que discutir, quiere decir que nosotros no estamos convencidos. Se están atacando otras normas jurídicas que en principio tienen mayor validez, o tienen un rasgo constitucional superior”, afirmó.

El legislador oficialista consideró además que el proyecto no brinda “una solución de fondo”. “Hoy, la mujer que practica un aborto estaría cometiendo un delito. Y mañana, de aprobarse el proyecto, el médico que no lleva adelante un aborto estaría cometiendo un delito”, explicó.

Kicillof: “Los abortos clandestinos cuestan $ 30 mil, son un gigantesco negocio”

El diputado K Axel Kicillof explicó que misoprostol, uno de los fármacos más usados para interrumpir los embarazos, cuesta cuatro veces más cuando no se consigue con receta. “Hay un gigantesco negocio en base a los abortos clandestinos. Estuvimos averiguando, cuestan $ 30 mil”, dijo Kicillof.

Con fuertes críticas al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el diputado pidió la presencia de ambos para apoyar el proyecto. “Probablemente ahora estén durmiendo, pero tienen que venir a definir esto a favor, porque no alcanza con haber abierto el debate”, cuestionó.

“Si uno observa lo que ha pasado en estos treinta meses del gobierno de Macri, hay una enorme oportunidad. Porque nuestra sociedad no paró de perder derechos, y hoy este Congreso puede darle uno a un actor social que está presente y está vivo, que es fuerte y que es nuevo. Démosle el derecho a las mujeres de decidir sobre sus cuerpos”, reclamó.

Aborto legal | Cornelia Schmidt-Liermann: “Hay que buscar soluciones alternativas”

La diputada del PRO pidió buscar otras soluciones. “Si estamos dejando de lado alternativas para que una mujer no aborte, estamos desamparando a la mujer y a aquel que no se puede defender que el ese niño más vulnerable que está en el seno materno”, explicó.

Schmidt-Liermann dijo que es necesario acompañar a las mujeres y calificó como una “mentira” que se vayan a producir menos abortos cuando se legalice la práctica. “No es así porque se naturaliza ese hecho, y yo no quiero la naturalización de un hecho del descarte del que no se puede defender”, afirmó.

Moreau: “Quienes defienden las dos vidas avalan la continuidad de dos muertes”

El diputado de Unidad Ciudadana Leopoldo Moreau señaló que “sin ningún tipo de hipocresía” llegó con posición tomada al debate. Moreau, que respalda el proyecto, criticó a quienes se oponen al afirmar: “Aquellos que sostienen que defienden las dos vidas, en la práctica están avalando la continuidad de dos muertes”.

“¿Cuántos trans tuvieron que sufrir antes de la ley de identidad de género? No repitamos. Vamos a transformar en víctimas a quienes queremos proteger. Demos una salida, no cerremos los caminos. ¿Por qué llegamos a este debate? ¿Por oportunismo o porque teníamos la convicción de abrirlo?”, afirmó.

Facundo Garretón: “Decidí que mi voto es en contra”

Uno de los diputados que más se esperaba que anunciara su decisión era Facundo Garretón. Lo que se pensaba que podía ser un voto a favor del proyecto, terminó siendo un “no”. El legislador tucumano adelantó que va a votar en contra del proyecto de aborto legal, seguro y obligatorio.

“Estoy a favor de las dos vidas, no del aborto. Estoy convencido que en el fondo ninguna mujer quiere abortar”, dijo el diputado, en el inicio de su discurso. Garretón argumentó parte de su determinación con los sondeos de opinión que obtuvo en una web que armó solo para esta votación. “Mi desafío fue profundizar el debate. Lo estoy logrando en mi provincia. En mi plataforma digital participaron 15 mil personas. Estamos empatados. Sin embargo, en Tucumán es distinto, están en contra. Es una situación difícil para mí, yo represento a los tucumanos”, dijo.

Rosa Muñoz: “Quiero que sigan naciendo niños pobres y discapacitados”

La diputada de Chubut que integra el Frente Renovador está dentro de quienes no están de acuerdo con la ley. Para oponerse, la legisladora afirmó que “las políticas públicas fracasaron” y “nadie da una solución”. “¿Cómo va a hacer el director de un hospital para garantizar que se cumpla la ley si no tiene remedios para dar?”, se preguntó. Muñoz aseguró que vota “por las dos vidas” porque “no hay que dejar morir ni a uno ni a otros”. En su cierre, lanzó una frase particular: “Quiero que los niños pobres sigan naciendo, que los niños discapacitados sigan naciendo. Quiero eso para mi provincia“.

Hugo Yasky: “Los que están en contra tienen que ver un poquito lo que pasa fuera del Congreso”

De origen sindicalista, el diputado Hugo Yasky, del Frente para la Victoria, apoyó la decisión de aprobar el proyecto del aborto legal, seguro y obligatorio. Para eso, instó a los legisladores que están en contra a “conectar un poquito con lo que pasa afuera”. “La jornada de hoy es histórica por la inmensa movilización que rodea a este gran edificio. Hay un millón de mujeres, jóvenes, hombres y estudiantes rodeando el Congreso. Esto es un hecho que lo tenemos que dimensionar, asignarle la importancia que tiene. Este debate llegó al Congreso traccionado por el sujeto colectivo de las mujeres”, sentenció.

Martín Medina: “¿Qué vamos a hacer si empiezan los tours abortivos?”

Para justificar su opinión contraria del proyecto para aprobar el aborto legal, seguro y gratuito, el diputado Martín Medina, del PRO en Buenos Aires, fustigó a la iniciativa. “No nos podemos resignar a darles la opción de la muerte el niño por nacer. Legalizar el aborto es legalizar la muerte. El aborto seguro es una utopía, nadie lo puede garantizar. No creo que una mujer deba ir presa, pero si no lo desea, que pueda darlo en adopción”, afirmó. Luego, hizo una pregunta polémica y sin un solo dato estadístico en su concepción: “¿Qué vamos a hacer si empiezan los tours abortivos de los países vecinos? Allá no está legalizado el aborto”.

Juan Cabandié: “Este proyecto amplía los derechos de las mujeres”

El diputado del Frente para la Victoria (FPV) reconoció que reflexionó sobre la problemática, que cambió de posición y que votará a favor del proyecto de ley: “Quiero contestarle a un diputado joven de Cambiemos que comparó la iniciativa con el terrorismo de Estado: quieren penalizar a las mujeres que abortan, pero quieren mandar a sus casas a genocidas que mataron niños“. La referencia fue al diputado Nicolás Massot, quien había tenido un cruce con legisladores de esa banca.

Alejandra Vigo: “Debemos trabajar para que el aborto sea la excepción”

Una de las diputadas indecisas era Alejandra Vigo, pero cuando le tocó el turno para hablar adelantó su abstención. Así explicó su decisión: “Pareciera ser que la mujer no puede decidir sobre su propio cuerpo porque estaría decidiendo sobre la otra vida. El aborto es la consecuencia de algo que se quiso evitar, por eso, hay que trabajar sobre las causas. Tiene que ser la excepción. Hay que implementar políticas integrales”.

Graciela Ocaña: “Acá no hay asesinos sino diputados preocupados”

La exministra de Salud, Graciela Ocaña, argumentó su voto positivo a partir de las estadísticas sobre la materia: “En la Argentina se realizan entre 350 mil y 400 mil abortos por año. Es una de las cinco principales causas de mortalidad materna. La realidad no se puede ocultar. No aprobar la ley es avalar la mafia del aborto clandestino que mueve millones de pesos. Acá no hay asesinos sino diputados preocupados por la salud pública“.

Máximo Kirchner: “Quizás no sea la solución ideal, pero es la posible”

Máximo Kirchner, diputado por Santa Cruz, recordó dos casos cercanos para pronunciarse a favor de la interrupción voluntaria del embarazo. Contó que, en 2011, con su esposa Rocío García perdieron un doble embarazo. “Después nos dijeron que era trombofilia. Piensen lo que sintió esa mujer, mi señora, en ese momento”, pidió. Luego, leyó el mensaje de una amiga, que abortó clandestinamente hace 19 años. “Todavía lo habla con su psicóloga”, narró y agregó, emocionado: “Aún no se animó a contárselo a su hermana”. Ante la atenta mirada de sus compañeros de banca, el líder de La Cámpora admitió que el proyecto “quizás no sea la solución ideal, pero es la posible”.

Fernando Iglesias: “No creo que el aborto sea un asesinato”

El diputado de Cambiemos decidió defender su posición con un particular argumento: invitó al resto de los integrantes de su espacio a acompañar el proyecto de aborto legal e imitar los avances en salud logrados en Europa, Asia y Australia. “No creo que un aborto sea un asesinato”, sostuvo y argumentó: “La misma ley argentina dice que un embrión no es un bebé, por eso permite el aborto en caso de violación cosa que no permitiría en un asesinato”.

Iglesias, incluso, sorprendió a los diputados kirchneristas, que en un momento de su exposición lo aplaudieron, ya que no esperaban que se manifestara a favor del proyecto. “Piensen si no les gustaría que el país se parezca a los continentes desarrollados al final de nuestro mandato, y vean qué postura tienen esas naciones con respecto al aborto”, aseveró.

José Fernando Orellana: “El aborto es un asesinato, una matanza sin compasión”

El diputado por el PJ-Primero Tucumán fue uno de los más críticos de la iniciativa y así lo dejó en claro en su discurso. “En la práctica siempre muere una persona, estoy en contra. Es un asesinato, una matanza sin compasión. Lo único seguro en un aborto es que si hay 500 abortos, hay 500 niños que mueren”, cuestionó.

Nicolás del Caño: “Si quieren defender la vida, legalicen el aborto”

El diputado nacional del PTS-FIT es uno de los principales defensores de la iniciativa y desde su banca volvió a defender con énfasis el proyecto de aborto legal. “Si verdaderamente quieren defender la vida, legalicen el aborto. No condenen a la muerte a mujeres que recurren a abortos clandestinos. La mayoría exige terminar con estas prácticas. Decimos basta y exigimos la separación de la Iglesia del Estado”, manifestó.

José Luis Gioja: “Es una ley contradictoria”

El diputado por San Juan, y expresidente del PJ, decidió compartir con los presentes su propia experiencia personal y la de su familia para rechazar la medida. En ese sentido, contó que tiene un hijo de 41 años con síndrome de down al cual catalogó como “la luz de sus ojos” y expuso los motivos por los cuales votará de forma negativa. “Es una ley contradictoria, otorga derechos y los quita. El que está concebido para nacer tiene que nacer. Nunca vi que un mayor le niegue el derecho a nacer a nadie”, aseguró.