Trump: “Kim Jong-un acordó resolver la repatriación de restos de soldados de EEUU”

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un se vieron finalmente. En una cumbre histórica, ambos mandatarios se reunieron en Singapur, tras décadas de tensiones provocadas por las amenazas nucleares de Pyongyang. El esperado apretón de manos se dio en el hotel de lujo Capella, frente a las cámaras que registraron el encuentro sin precedentes.

Después de las idas y venidas que estuvieron a punto de cancelar el gran día, Jong-un reconoció que no fue un “camino fácil”. “Hubo muchos prejuicios y obstáculos hasta llegar aquí. Pero hemos superado todo eso”, indicó al inicio de su conversación con el magnate.

Su primera actividad prevista en la agenda fue un encuentro privado, junto con sus traductores. Después de esa charla de 45 minutos, ambos continuaron sus reuniones con los equipos de asesores.

El presidente Trump les comentó a los periodistas que “todo iba muy bien”. Mientras que Jong-un prefirió no responder la pregunta sobre la posibilidad de deshacerse de sus armas nucleares. Este último punto fue uno de los ejes centrales de la cumbre: la desnuclearización del país asiático.

El saludo entre Trump y Jong-un

La elección de Singapur como la base de la cumbre no fue casual. Tras evaluar otros destinos, como Mongolia, los organizadores lo prefirieron porque es un país que tiene buenas relaciones tanto con Estados Unidos como con Corea del Norte. Considerado uno de los “tigres” económicos de la región, es un espacio neutral y seguro.

Antes del histórico evento, los funcionarios de la Casa Blanca dieron una imagen alentadora. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, había expresado el lunes por la mañana que se encontraba “muy optimista”. A su vez, desmintió una publicación de The New York Times que sugería que el gobierno de Trump carece de “experiencia técnica” para conducir las negociaciones.

La reunión privada

Esta fue la tercera vez que Kim Jong-un abandona su país desde que asumió el poder en 2011. Antes visitó China en dos ocasiones y hace tan solo unos meses cruzó hasta una zona desmilitarizada de Corea del Sur para otro encuentro histórico con su presidente, Moon Jae-in.

Su reunión con Trump es la primera entre mandatarios de ambos país en casi 70 años después de la Guerra de Corea y tras 25 negociaciones fallidas y tensiones sobre el programa atómico norcoreano.

El líder norcoreano Kim Jong-un “acordó de una vez resolver el problema de la repatriación de los restos de soldados estadounidenses“, afirmó el presidente Donald Trump en una rueda de prensa celebrada tras la histórica cumbre en Singapur.

Ambos mandatarios acordaron realizar la búsqueda de los restos de los soldados de Estados Unidos que fallecieron o desaparecieron durante la Guerra de Corea entre 1950 y 1953, así como llevar a cabo una rápida repatriación de los ya identificados.