La ONU denuncia a Israel por “matar de manera indiscriminada” en las protestas de Gaza

“Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido si se acerca a menos de 700 metros de la valla”, dijo el vocero del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció que Israel mata de una forma que “parece indiscriminada” en la represión a la protestas en la Franja de Gaza y recordó que querer saltar o dañar una valla fronteriza no justifica el uso de munición letal.

“Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido; mujeres, niños, periodistas, personal de primeros auxilios, si se acercan a menos de 700 metros de la valla. Le dispararon a un amputado doble, ¿qué amenaza puede representar un hombre doble amputado desde el otro lado de una valla ancha y fortificada?”, se preguntó el vocero en Ginebra del ACNUDH, Rupert Colville. “Parece bastante claro que se está matando de forma indiscriminada”, insistió.

“El uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, no el primero y debe responder a una amenaza a la vida. El intento de saltar o dañar una valla, o lanzar cocteles molotov no es claramente una amenaza de muerte”, subrayó el vocero. En este sentido, puntualizó que solo un soldado israelí resultó herido leve.

“La comparación de cifras habla por si sola”, y citó que según informaciones verificadas por la ONU, 58 personas murieron, entre ellas seis niños y un trabajador sanitario; y 1.360 personas resultaron heridas por munición letal, de las cuales 155 están en condición crítica y pueden morir en cualquier momento.

El Ministerio de Salud palestino eleva la cifra total de muertos a 60 y a 2.700 la de heridos, la mitad de ellos de bala o metralla, lo que hizo del lunes el día más sangriento del conflicto palestino desde la guerra de 2014.

“No es aceptable decir que ‘se trata de Hamas y por lo tanto está bien”, agregó rechazando la justificación presentada por Israel yque acusó a Hamas, el movimiento islamista que controla Gaza, de ser el artífice de la manifestación y afirma por tanto que hizo más que defender su territorio.

Desde el 30 de marzo las diversas facciones palestinas convocaron manifestaciones semanales para reivindicar su derecho al retorno a las tierras de las que fueron expulsados o huyeron con la guerra y creación del Estado de Israel en 1948, que cumplió ayer setenta años. Ayer, además, los palestinos se manifestaron contra la inauguración de la Embajada de EEUU en Jerusalén y en el marco de la Gran Marcha del Retorno.

“Hemos recordado en innumerables ocasiones a Israel las leyes internacionales y una y otra vez estás normas son ignoradas”, denunció el vocero.

“Muertes ilegales”

Colville recordó que el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, definió lo que ocurre en Gaza como “muertes ilegales” porque la Franja es un territorio ocupado por Israel, y es una violación de la cuarta Convención de Ginebra, el tratado que rige la actuación en zonas de conflicto.

Al mismo tiempo, Colville definió la situación en Gaza como de “pesadilla” dada la falta de camas de hospitales y de personal para tratarlos y denunció que “Israel una vez más no ha dejado salir de la Franja a palestinos heridos para obtener tratamiento en otro lugar”.

El vocero de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Jens Laerke, confirmó que Israel sigue “controlando” la salida desde Gaza y que la situación sanitaria es “una tragedia” dada la falta de capacidad para atender a “cientos de heridos” y que se están quedando sin materiales esenciales y se quedarán sin carburante en menos de una semana.

Tarik Jasarevic, vocero de la Organización Mundial de la Salud (OMS), añadió que la capacidad de reacción de los hospitales de Gaza está en mínimos desde hace una década a causa del bloqueo israelí a la franja, y que una de cada cinco medicinas esenciales se agotaron y se necesitan urgentemente tanto antibióticos para tratar a los heridos como tratamientos para el cáncer.

Según el recuento de la ONU, desde que comenzaron las protestas murieron 112 personas, entre ellas 14 niños.