Rusia 2018: Lucas Biglia no tiene una lesión grave y se sumará a la Selección argentina en los próximos días

El volante, que será el cinco titular en el Mundial, solo tuvo un golpe en su choque con el Papu Gómez.

 

Pareció más grave de lo que fue. Todos pensamos que el rodillazo de Papu Gómez en la espalda de Lucas Biglia lo iba a dejar sin Mundial. Sin embargo, y según los estudios médicos que ya tiene el cuerpo técnico de la Selección argentina, el jugador del Milan sólo tiene un golpe y podrá incorporarse al plantel en los próximos días.

Según informan, el volante, que será el 5 titular de Jorge Sampaoli en Rusia, trabaja con un kinesiologo particular para recuperarse lo antes posible. El rubio, resistido por gran parte de los hinchas, es una pieza clave en el armado del plantel. Tiene una gran relación con Messi y se transformó en el reemplazo natural de Mascherano, ante el bajo nivel del Jefecito.

El golpe de Papu Gómez a Biglia generó temor porque hace un par de semanas, el jugador de Milan había sufrido una lesión en la espalda (tuvo fractura de dos vértebras) que lo había mantenido alejado de las canchas durante varias semanas. Lo que pasó en este caso es que el rubio tuvo un desplazamiento en una de las vértebras que tenía lesionadas, lo que le provocó un gran hematoma en la zona lumbar.

El descargo del Papu Gómez

Tras el término del partido, Alejandro Gómez habló sobre la polémica jugada y dio a entender que el golpe no fue con intenciones de lesionar a nadie. El jugador del Atalanta pidió disculpas publicamente, aunque no lo hizo de manera persona con su excompañero en la Selección argentina.

“Estoy muy apenado por la situación, lo siento mucho por Lucas, porque nunca tuve intención alguna de hacerle mal. ¡Pero quién puede suponer eso!”, aseguró el Papu. Además, el atacante del Atalanta dejó en claro que no hubo mala intención en su movimiento: “No voy por la cancha mirando a quién tengo adelante. Salté con la rodilla y lo choqué a Lucas”.

“Esto es fútbol, fue un foul, nada más; lamentablemente le tocó a Biglia que estaba de espalda. Ni siquiera amarilla me sacaron”, añadió Gómez, quien luego protagonizó otra polémica jugada, pero del otro lado del mostrador: Riccardo Montolivo, quien ingresó en Milan para reemplazar al lesionado Biglia, le cometió una dura falta que terminó con la expulsión del jugador visitante, como si se hubiese tratado de una revancha.