Brindaron curso de Manipulación de Alimentos al Personal Penitenciario

En la jornada de hoy, personal del Servicio Penitenciario Provincial asistió a la primer clase del “Curso de Manipulación Higiénica de Alimentos” que fue organizada la Alcaide Auxiliar Gisela Teresa Merlach Directora del Instituto de Formación y Capacitación Penitenciaria (IN.FO.CA.P.) “Nuestra Señora del Carmen”.

El dictado del mismo estuvieron a cargo del Adjutor Oscar Maidana y del Subadjutor Fernando Néstor Ríos; y surgió de la imperiosa necesidad de que el Personal Penitenciario, que se desempeña en áreas como el sector cocina, talleres de panadería y suministro, cuenten con los conocimientos necesarios para que su desempeño sea cuidadoso y eficiente.

Entre los temas abordados, se puede señalar: a) importancia de la correcta nutrición para el mantenimiento de la salud; b) enfermedades que son transmitidas por el mal tratamiento de los alimentos; c) formas correctas de preparación, conservación y consumo, entre otros puntos.

La concurrencia numerosa dado que se contó con la presencia de Personal dependiente de las Unidades Penitenciarias – zona Capital – como así también de las Unidades del interior y también del Instituto Superior de Ciencias Penitenciarias (In.Su.Ci.P.)

En un tramo de la clase, el Adjutor Oscar Maidana, señaló “quienes aprueben el presente curso recibirán su correspondiente “Cerfificado de Manipulación de Alimentos” que será expedido y refrendados por las autoridades competentes” y añadió “los principales objetivos del curso apuntan a concienciar a los que manipulan y transforman los alimentos sobre los peligros potenciales que conlleva la contaminación de los alimentos; como así también adquirirán conocimientos sobre las causas que provocan intoxicaciones alimentarias y aprenderán a aplicar las medidas preventivas necesarias para evitar la contaminación de cada uno de los alimentos”.

Por su parte, el Subadjutor Fernando Ríos, agregó “nuestro propósito es proporcionarles una información clara y de fácil comprensión que permita a las personas que manipulan alimentos afrontar el día a día de su trabajo con las máximas garantías higiénicas, evitando y minimizando los riesgos derivados de malas prácticas” concluyó.