• 11032018171902.jpg
  • 11032018171728.jpg

Intensa sequía en Corrientes y anticipan pérdidas millonarias en la ganadería

La falta de lluvias desde noviembre de 2017 castiga fuertemente a los departamentos del centro este y sur de Corrientes, donde ya se fundió gran parte de la producción de cítricos y el ganado se queda sin pasto, por lo que las pérdidas serán millonarias, a la vez que los expertos proyectan un duro invierno con escasas precipitaciones.

Imágenes recientes de los campos en Monte Caseros demuestran el angustiante panorama para los productores ganaderos: con vacas flacas que caminan por tierra seca y esteros y represas que se quedaron sin agua y que hoy exhiben sus grietas en el fondo.

También, otras imágenes de zona de palmares en campos de Goya enfocan en el pasto seco y con la desgracia de incendios que se producen o que alguien los prende, por lo que la preocupación también crece ante la posibilidad de que se queme el escaso pasto queda.

Sin dudas: se vienen pérdidas importantes en el sector ganadero debido a que los productores se verán obligados a vender a bajo precio sus vacas y terneros para evitar que se mueran en sus campos por falta de pasto y agua. Cada vez que hay una sequía, son los pequeños y medianos productores los que más sufren.

Productores agropecuarios expresaron la necesidad de que el Gobierno de Corrientes declare un estado de emergencia al menos para los departamentos de Goya, Lavalle, Esquina, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá, Mercedes, entre otros, que ya sufren más de cuatro meses de escasas lluvias.

Al menos, los productores consideran que los gobiernos de la Provincia y de la Nación deberían tener preparado un plan de asistencia urgente en caso de que se cumplan los peores pronósticos: un 2018 con déficit de precipitaciones hasta noviembre próximo.

En declaraciones a la prensa, el ingeniero climatólogo, Eduardo Sierra, estimó que la Mesopotamia y zonas vecinas tendrán un otoño y un invierno secos, con bajas temperaturas e importantes heladas, lo que complicará aún más la falta de pasto y agua en los campos.

Además del este y sur correntino, son afectados el norte de Entre Ríos, el este y norte de Santa Fe, parte de Córdoba y, en caso de continuar esta difícil situación, la falta de lluvias también castigará fuertemente a Chaco, Formosa y resto de Corrientes.

Goya, Lavalle, Esquina, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá, Mercedes, entre otros, que ya sufren más de cuatro meses de escasas lluvias.

En el caso de la producción de naranjas y mandarinas en Corrientes, la sequía ya frenó las exportaciones de cítricos en un momento angustiante para los productores porque solo el 30 por ciento de esas plantaciones cuenta con sistema de riego artificial, lo que evidencia la falta de infraestructura productiva en la provincia.