El Gobierno decretó el fin de la paritaria nacional docente y ya peligra el inicio de clases

La medida oficial también recortó la representación de Ctera en la mesa de diálogo con el Ejecutivo. Sindicatos denunciarán el caso ante la OIT.

Punto final para la mesa paritaria nacional docente. Así lo resolvió ayer el Gobierno a través de un decreto que reglamenta la garantía automática que establece que el piso salarial de la actividad, que hasta el 2016 era convenido en una negociación paritaria entre el Ministerio de Educación y los gremios docentes con representación nacional, deberá ubicarse indefectiblemente un 20% por encima del valor del salario mínimo, vital y móvil.

La medida, que lleva la firma del presidente Mauricio Macri y de los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Educación, Alejandro Finocchiaro, y fue publicada en el Boletín Oficial, generó una fuerte reacción de los sindicatos docentes, que anticiparon que denunciarán la situación ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y hasta amenazaron con disponer medidas de fuerza en el inicio de las clases si el Gobierno no da marcha atrás con la medida.

“Este decreto es un mamarracho jurídico y este es un Gobierno antidemocrático”, lanzó el titular del Suteba y miembro de la conducción nacional de Ctera, Roberto Baradel, al concer la medida. A su vez, Sergio Romero, jefe de UDA, advirtió a este diario que con el decreto se “agravarán” las diferencias salariales de los maestros en las distintas provincias y alertó que la situación pone en riesgo el inicio del ciclo lectivo. También desde Sadop (el único sindicato privado del sector) repudiaron la medida, a la que reprocharon por su “arbitrariedad e inconstitucionalidad” y advirtieron que recurrirán a todas las instancias posibles para exigir su nulidad.

Pese a la lluvia de críticas, Finocchiaro defendió la decisión al sostener que la paritaria federal docente “nunca existió” y sostuvo que el decreto “no es contra nadie” sino que busca “ordenar la confusión que existía”. “Acá hay determinados actores que creen que son el ombligo del mundo, pero cuando dictamos una medida lo hacemos pensando en la gente y no en la reacción que puedan tener las distintas variables del kirchnerismo”, acusó en directa alusión a la Ctera.

Es que justamente el decreto reglamentario también recorta sustancialmente la representación de la Ctera, la confederación gremial mayoritaria de la actividad, en la mesa de diálogo destinada a discutir condiciones laborales y salariales, cuya creación fue dispuesta en el artículo 10 de la ley de Financiamiento Educativo sancionada por el kirchnerismo. Hasta ahora la Ctera, el sindicato docente más crítico de la gestión macrista y que forma parte de la CTA de los Argentinos que lidera Hugo Yasky, contaba con 5 de los 9 representantes de los maestros, en tanto que los otros 4 espacios eran ocupados por los gremios de UDA, Sadop, CEA y Amet. Con el nuevo decreto el sindicato que a nivel nacional conduce Sonia Alesso contará con un solo miembro, lo que igualará su representación con UDA, CEA y Amet, ya que a su vez Sadop fue excluído del espacio y conformará una mesa tripartita exclusiva de la actividad educativa privada.

Bajo el paraguas del artículo 10 de la Ley de Financiamiento Educativo hasta 2016 se negoció anualmente en ese espacio de diálogo el incremento del piso salarial docente que funcionó como principal referencia para los aumentos que posteriormente las provincias debían discutir con sus maestros. En 2017, el Gobierno eliminó en la práctica la paritaria y ató ese piso a la evolución del salario mínimo, vital y móvil, lo que finalmente quedó reglamentado en el decreto publicado ayer. Desde enero pasado el SMVM se ubica en $ 9.500, con lo que el mínimo docente alcanza a $ 11.400. En tanto, desde julio próximo, cuando el SMVM llegue a $ 10.000 la garantía salarial docente se elevará a $ 12.000.