• transport_4.jpg_258117318.jpg

Inversión y baja de costos, en agenda prioritaria del Ejecutivo para 2018

El presidente Mauricio Macri lidera la batalla para mejorar la competitividad de los exportadores. Desde el primer día con el presidente Mauricio Macri definimos el espacio estratégico que tiene el sector de vías navegables, y lo catalogó de posibilitador indispensable para el desarrollo del país. Durante muchos años no tuvo el foco que debe tener para el sector, en virtud de la ubicación geográfica de nuestro país y de las posibilidades de generar trabajo directo e indirecto. Con esta frase, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, dejó en claro la importancia estratégica de este sector clave de la economía.

El ministro destacó el valor del campo y su fortaleza para generar productos agrarios y derivados para exportación, y remarcó que gran parte de estos productos pasa por nuestros puertos y vías navegables.

Al inicio de la gestión se plantearon varias áreas para trabajar en materia de infraestructura que incluyen las obras en puertos, como por ejemplo el de Comodoro Rivadavia, o la puesta en funcionamiento del puerto de Ushuaia, el de Puerto Madryn, el proyecto de construcción del puerto de Ita Ibaté en Corrientes y la ampliación de los muelles de Mar del Plata. A esto se suman las obras de acceso a los puertos, como en Rosario, Bahía Blanca y Buenos Aires. En esta última se destacan los trabajos ya iniciados en el Paseo del Bajo donde se conseguirá optimizar el ingreso y egreso del puerto a los camiones.

De la misma manera trabajamos haciendo más fácil la interacción del sector privado con el público instrumentando medidas para agilizar las acciones, como por ejemplo en el tema cruceros, donde estamos trabajando con la Aduana y distintos organismos permitiendo el desarrollo de la actividad, explicó el titular de la cartera de Transporte.

La estrategia cierra con la mejora de la competitividad.

Hemos vivido en los últimos años un creciente aumento de los costos en dólares en la Argentina, imposibilitando que los productores puedan desarrollar su actividad. Hemos trabajado para mejorar los costos junto al sector empresario y sindical, y esto redundará en más mano de obra genuina, afirmó Dietrich.

Se obtuvo una baja en el costo de remolcadores en un 20% promedio para todo el país en los servicios a todos sus clientes, con zonas que ofrecieron rebajas mayores de hasta 36% y operación las 24 horas como en el puerto de Quequén. Reducción de la tasa ingreso al puerto de Bahía Blanca del 5%. Baja en el valor de la estiba en San Lorenzo/Puerto San Martín /Timbues de hasta el 65% en fertilizantes, graneles y harinas, a partir del esfuerzo y compromiso de la Cooperativa de Trabajos Portuarios Ltda. Puerto General San Martín que preside Herme Juárez. El rebalanceo de tarifas de Termap implicó una reducción de la tasa a buques mayores a 70.000 dwt en un 80 %. Esto permite a las empresas petroleras chartear buques mayores a menor costo porque se aumenta la oferta de 16 unidades en el mundo disponibles de esa capacidad (Panamax menores a 70 mil dwt) a más de 180. Se generan así ahorros por más de u$s 3 millones anuales. En el amarre en los puertos de la hidrovía, se consiguieron rebajas de hasta el 50%.

Para Camessa se logró un descuento en dólares de entre 10% y el 12% en relación a los contratos de 2016 y a esto se suma la baja producto de la extensión de la eslora de convoyes a 290 metros aguas abajo del km 240 del Paraná inferior. Este solo acto reduce el costo para el puerto argentino de Ibicuy y la Terminal Guazú, o del uruguayo de Nueva Palmira en un dólar por tonelada.

Otro paso para bajar costos y simplificar las operaciones fue la eliminación de la obligatoriedad del Draft Survey (inspección de calado). El sistema, tiene por fin determinar el peso de la carga de un buque a partir de su grado de inmersión. Ahora este engorroso y lento mecanismo ya no se aplicará en los muelles donde exista un sistema de control dinámico por balanza o conteo dinámico en el caso del embarque líquido por tubería.

Contenedores
En el mercado de contenedores, la Subsecretaria de Puertos y Vías Navegables a cargo de Jorge Metz trabaja en un cambio para el Terminal Handling Charge (THC) relativo a los gastos de movimientos de carga en una terminal portuaria, y el toll fee referido al peaje.

A juicio del gobierno, en el caso de la carga transportada en contenedores, ambos deben estar incluidos en el flete marítimo de acuerdo al contrato de transporte (B/L liner).

El THC que se refiere a los movimientos en la terminal portuaria, es cobrado por éstas por ser las que brindan este servicio, solo quedarían los movimientos a bordo que están incluidos dentro del contrato de flete. El toll fee está dentro del contrato de transporte y de ninguna manera puede ser cobrado aparte ya que es parte del flete marítimo.

La subsecretaría está trabajando para que ambos cargos dejen de ser pagados en la factura de la agencia marítima como cargos fijos solo a los exportadores o importadores argentinos y que sean trasladados al flete marítimo, que se regulen por la oferta y la demanda y quien contrata estos fletes sea el que los pague de acuerdo a las normativas internacionales.

Dietrich admitió que el de prácticos es el sector con el cual no hemos podido aún lograr avances, por lo que hemos debido recurrir a una Audiencia Pública donde al fijar una tarifa nueva procuramos un mayor desarrollo y transformación del sector. El presidente Macri está comprometido con el desarrollo del sector estratégico de vías navegables porque sabe la importancia que tiene este sector en la economía argentina, y tenemos que ser sumamente competitivos para poder acercarnos al mundo, generando más trabajo y desarrollo más federal.

Por su parte, Jorge Metz, indicó que el servicio de practicaje en Argentina y en el mundo ha estado en discusión por los altos costos. En nuestro país se involucran tres sectores: el practicaje en todos los puertos de Argentina, el pilotaje, que involucra a los canales artificiales y naturales; y el lanchaje, que es el servicio de traslado de los prácticos. Con los únicos con los que no hemos podido acordar ha sido con los prácticos, por lo que debimos llegar a la convocatoria a una Audiencia Pública, teniendo en cuenta que no se establecía una tarifa máxima por parte del Estado desde el año 1991.

El funcionario destacó finalmente que la baja promedio estimada en un 30% de los valores de la actividad impactará positivamente en la actividad productiva, sobre todo en lo que tiene que ver con los traslados dentro de los límites de nuestro país.