• Ezeiza-Demoras-Aerolineas-Argentinas-Aeropuerto-20.jpg

Los gremios aeronáuticos amenazaron con “un fin de año complicado” en la Argentina

Casi un mensaje mafioso. Los gremialistas que este martes dejaron sin vuelos a 40 mil pasajeros de Aerolíneas Argentinas y Austral amenazaron con realizar más medidas de fuerza la próxima semana incluso en compañías que hoy no se vieron afectadas y plantearon un mensaje inquietante para fin de año: “Parece que vamos a tener un diciembre complicado”.

Los protagonistas de la intimidante advertencia fueron los gremialistas Rubén Fernández, titular de UPSA; Pablo Biró, secretario general de APLA, y Genaro Trucco, secretario general de los Pilotos de Austral, quienes encabezaron una conferencia de prensa en la que estuvieron lejos de solidarizarse con las personas que hoy perdieron miles de pesos en pasajes y reservas en hoteles.

Los pilotos que están de huelga tienen sueldos altísimos luego del ajuste de 42% que negociaron el año pasado. Este 2017, la compañía les ofreció una pauta de 16% con cláusula gatillo, pero no aceptaron.

 

“Nuestros salarios no tienen actualización y nos quieren convertir a nosotros en chivo expiatorio de las decisiones que toman ellos”, se quejó Fernández, que se mostró en pie de guerra y dijo en forma tajante: “Probablemente la semana que viene haya más conflictos”.

El titular de UPSA advirtió que el caos en el Aeroparque y el Aeropuerto de Ezeiza podría seguir en los últimos meses del año. “Vamos a tener un fin de año complicado en la actividad aérea de la Argentina”, amenazó.

“El día viernes terminan todos los plazos de la consignación obligatoria. A partir de las 0 horas del sábado estamos en libertad de acción y no nos llamaron para modificar nada. Por lo cual, la semana que viene es muy probable que haya conflictos”, sentenció.

Por otra parte, Biró apuntó contra el titular de Aerolíneas Argentinas, Mario Dell’

Acqua. También en tono amenazante, afirmó: “Los salarios van a ser recompuestos a pesar de Dell’Acqua. Se va a enfrentar a un conflicto de muy alta intensidad que recién está empezando”.

 

Otro de los gremialistas que se expresaron fue Trucco, quien aseguró que el foco del conflicto “hay que ponerlo en los interlocutores” y que para los representantes sindicales “hay intereses atrás de esta pelea con el único fin de trabajar la paritaria”.

En lo que respecta a la cancelación de vuelos que afectaron a miles de pasajeros, el representante de los pilotos de Austral afirmó que “la cancelación fue falta de previsión de la empresa” y destacó que la “reprogramación de los vuelos no fue hecha adrede”. Así le endilgó a la empresa la responsabilidad total del conflicto.