• IMG_1004.jpg

En Argentina la nafta sube y sigue como una de las más caras de la región

La caída del petróleo crudo en los mercados internacionales empuja a la baja de los combustibles. Pero el litro de súper en Argentina es 75% más caro que en EEUU

En el mundo el precio al público de los combustibles está relacionado con la cotización del petróleo crudo. El barril en los mercados internacionales se opera a unos USD 46 para la variedad WTI de los EEUU, y cerca de USD 49 para el barril Brent del Mar del Norte, con una caída del 14% en el primer semestre del año, que incidió en la tendencia bajista o al menos en la estabilidad de los precios en los surtidores.

Por ejemplo, en los EEUU el precio de la nafta se pagaba a 71 centavos de dólar por litro en promedio a mediados de abril y hoy se ofrece a 68 centavos, con una baja de 4%, por la presión a la baja del crudo.

En la Argentina esta caída de precios en la materia prima no llega a los consumidores. Al contrario: la necesidad de mejorar la rentabilidad de la producción local, afectada por esta caída en los precios del crudo, se compensa con mayores precios al público. O, de otro modo, mientras en el mundo el valor de los combustibles se abarata, en la Argentina se encarece.

Además, en los últimos dos meses hubo en la Argentina una notoria apreciación del dólar del 7,4%, que el Ministerio de Energía esgrimió como principal argumento del incremento en surtidores. “El aumento responde principalmente a la evolución del tipo de cambio, así como había sido hacia la baja el trimestre pasado”, dijo la cartera que conduce Juan José Aranguren.

A partir de esta semana en la Argentina la nafta súper en su valor de referencia más bajo (el que ofrecen YPF y Axion en la ciudad de Buenos Aires) pasó a costar $19,72 por litro; la nafta premium, $22,28; el diesel común, $17,30; y el diesel premium a 19,88 pesos.

Esto significa un precio de USD 1,19 por litro de nafta súper, según el tipo de cambio mayorista de $16,63, referencia para las operaciones de comercio exterior.

Así, la nafta en Argentina es 75% más cara que en los EEUU (USD 0,68 por litro). También es más cara que en un país importador de crudo como Chile (USD 1,15), y que en Brasil (1,11), Paraguay (0,98), Perú (0,97), México (0,92), Canadá (0,87), Colombia (0,74), Bolivia (USD 0,52), Ecuador (USD 0,38) y Venezuela (USD 0,01, la nafta más barata del mundo).

En la comparación regional la nafta sólo es más cara que en la Argentina en Uruguay (USD 1,60 por litro), debido a la dependencia del país vecino del crudo importado, y en un puñado de estados caribeños: Barbados (USD 1,41), Belice (1,35) e Islas Caimán (USD 1,21).

En el resto del Caribe también es más barato cargar el tanque que en la Argentina: Granada (USD 1,16 por litro), Cuba (1,14), República Dominicana (1,14), Bahamas (1,13), Jamaica (1,07), Costa Rica (1,03), Antigua y Barbuda (USD 1,02), Aruba (0,99), Honduras (0,97), Santa Lucia (0,95), Nicaragua (0,91), Guyana (0,90), Islas Vírgenes (0,89), Dominica (0,88), Haití (0,85), El Salvador (0,81), Surinam (0,79), Guatemala (0,78), Panamá (0,76), Puerto Rico (0,63), y Trinidad y Tobago (0,53).

Según Global Prices, el precio promedio de la gasolina en el mundo es de USD 1,01 por litro. Sin embargo, hay diferencia sustancial entre los países. Por regla general, las naciones más ricas tienen mayores precios mientras los países más pobres y los países que producen y exportan crudo tienen precios considerablemente inferiores.

Global Prices aclara que “una excepción notable es EEUU que es un país económicamente avanzado, pero tienen precios bajos de los combustibles. En particular, “las diferencias de precios más sustanciales se deben a la carga impositiva y las subvenciones para la nafta”, especificó.

LEJOS DE LOS PRECIOS DE CONVERGENCIA

Desde ya, se descarta que la carestía de los combustibles en la Argentina tendrá un impacto en la tasa de inflación, que en el año a mayo acumuló un alza de un 10,5% y se mantiene en un elevado 24% en los últimos 12 meses.

En el país tiene vigencia lo que se denomina el “barril criollo”, cuyo precio se establece por acuerdo entre el Gobierno y las petroleras en un nivel superior al del mercado internacional, para hacer más rentable la extracción y refino en territorio nacional y promover las inversiones. En diciembre se había fijado en USD 55 para la variedad “Medanito” de la cuenca neuquina, mientras que al crudo “Escalante” producido en Chubut se le reconocían USD 47 por barril.

En diciembre de 2016, el ministro Aranguren expresó que una vez que el precio local se equipare con el internacional “está previsto que se libere y no será necesario un precio sostén, salvo que baje nuevamente. En ese caso, se va a dejar un precio sostén de 55 dólares para la cuenca neuquina y de 47 dólares para el crudo Escalante”. Pero el declive de los precios internacionales en 2017 está postergando esta resolución. // Infobae