• B1lilCCog_930x525-1.jpg

Fiebre amarilla en Brasil: la OMS amplió las recomendaciones de vacunación

Más turistas que viajen al país vecino deberán vacunarse contra la enfermedad. Ante el incremento de casos de fiebre amarilla, en el marco del brote iniciado el año pasado en varios estados de Brasil, la OMS amplió las recomendaciones sobre la vacunación a más zonas de los estados de San Pablo y Río de Janeiro, aunque manteniendo la excepción sobre las grandes ciudades, donde aún no se registraron casos.

Estos dos estados se suman a los que ya se encontraban en zona de brote, como Espiritu Santo y Minas Gerais. Hasta el momento, San Pablo y Río sólo tenían algunos municipios incluidos dentro de la zona de riesgo. Ahora la única excepción es para las grandes ciudades.

La confirmación de casos de infección por el virus de fiebre amarilla en seres humanos en el estado de Río de Janeiro (no en la ciudad) y la notificación de más casos sospechosos en el estado de San Pablo, determinaron las nuevas recomendaciones.

Según indicó la OMS en su nuevo informe, el incremento de casos en esos estados “son consistentes con el aumento de la actividad de la fiebre amarilla observada en otros estados (Espiritu Santo y Minas Gerais) que tienen el mismo ecosistema”.

Por eso, la secretaría de la OMS dispuso que “el Estado de Río de Janeiro –con excepción de las áreas urbanas de la ciudad de Río de Janeiro y Niterói- y del Estado de San Pablo –con excepción de las áreas urbanas de la ciudad de San Pablo y Campinas-, también se consideran en riesgo de transmisión de fiebre amarilla”.

Por ello, el organismo recomienda la vacunación contra la fiebre amarilla para los viajeros internacionales que visitan esas áreas en los estados de Río de Janeiro y San Pablo.

“El tipo de actividades que los viajeros internacionales prevén llevar a cabo durante su visita a las zonas donde hay riesgo de transmisión deben ponderarse en el análisis riesgo-beneficio sobre la decisión de vacunarse contra la fiebre amarilla”.

En los últimos meses 144 brasileños fallecieron de fiebre amarilla y 448 personas contrajeron la enfermedad.